Juego responsable

Los juegos de azar son realmente fascinantes y por eso atraen tantos fanáticos alrededor del mundo. Algunos se congregan en las salas de los casinos físicos y otros eligen jugar online desde la comodidad de su casa. Pero si no se toman ciertos recaudos, la diversión puede convertirse en adicción y generar serios problemas. Por este motivo, es necesario prestar atención a ciertas señales que nos pueden estar alertando sobre un riesgo eminente.

Y, llegado el caso, actuar en consecuencia. Existen algunas pautas de conducta que se pueden adoptar para prevenir la adicción al juego, y nos ayudan a mantenernos dentro de lo que se denomina juego responsable. No es complicado, solo es cuestión de tener disciplina y ser conscientes de nuestros propios límites. Porque el juego nunca debería dejar de ser una diversión.

El juego siempre debe ser una diversión

Todos somos conscientes de que gran parte del atractivo de los juegos de casino reside en la posibilidad de ganar dinero. Claro, a todos nos gustaría poder salir victoriosos de cada partida y con más dinero del que ingresamos.

Pero este no es el objetivo central de los juegos. Toda actividad lúdica es concebida, primeramente, con la misión de entretener a quienes participan en ella. Ya sea que juegues solo o con amigos, el juego supone un tiempo y un lugar para divertirse sanamente y olvidarse de los problemas de la vida cotidiana.

El problema se origina cuando hay dinero de por medio. Cuando se juega por dinero suele suceder que ese objetivo original se desfigura y da lugar a otro más peligroso: ganar dinero rápida y fácilmente. Si te acercas al juego con la mera intención de hacer dinero fácil, entonces ya estás entrando con el pie equivocado.

Presta atención a las señales de alerta

Por supuesto que no tiene nada de malo que te gusten los juegos de casino. ¡Son millones los fanáticos en el mundo! Son divertidos, desafiantes, generan adrenalina y motivan a probar nuestra suerte. Jugar no está mal, para nada. Sin embargo, cuando lo hagas, debes estar atento a ciertas señales que deben generar una alerta en ti.

Por ejemplo, si notas que cada vez sientes una necesidad más imperiosa de jugar y te frustras cuando no puedes hacerlo. O si cada vez pasas más tiempo en una sala de casino o conectado en una plataforma online también deberías pensar un poco en ello.

Tal vez notes que no puedes cortar el juego aunque vayas perdiendo mucho dinero, porque sientes la obligación de recuperar y dar vuelta a la suerte. Pues bien, todas esas son señales de que algo no anda bien y de que debes tomar cartas en el asunto. Si estás en presencia de alguna de estas señales, pisa el desacelerador mientras estés a tiempo.

Cómo evitar la adicción al juego paso a paso

Pero no desesperes si estás notando que cada vez te sientes más atraído por el juego. Existe una serie de pasos que puedes dar para evitar caer en la adicción. Nada te asegura que cumpliéndolos a rajatabla lograrás el éxito, pero sí que reducirás en gran medida las probabilidades de caer en la trampa.

Te invitamos a conocerlos uno a uno y a prestarle atención a los consejos que cada uno de ellos presenta. Verás que no se trata de nada del otro mundo, y no debería generarte mayores dificultades. Sabemos que al principio puede ser duro, pero puedes lograrlo.

Paso 1: Solo juega si sientes que es divertido

Como dijimos al principio, el objetivo de todo juego es generar diversión. No te acerques con otras intenciones ni continúes jugando cuando comiences a notar que ya no te genera placer o te provoca incomodidad. Si esto sucede, simplemente toma un descanso. Lo ideal sería que dejes pasar algunos días sin jugar.

Pero si te cuesta, al menos aléjate del juego por un par de horas. Eso te permitirá tomar distancia y ver las cosas de una manera diferente. Cuando huelas peligro, aléjate. Desarrolla el instinto de supervivencia y respétalo. El juego seguirá estando allí cuando decidas regresar por más diversión.

Paso 2: Asegúrate de que tomas el juego como entretenimiento

Muchas veces se comete el error de acercarse al juego con la intención de conseguir el dinero que necesitamos para comprar cosas o resolver problemas. De hecho, debería verse de la manera opuesta. Nosotros pagamos por el rato de diversión que vamos a vivir, no es la diversión la que nos debe pagar a nosotros.

De la misma manera en que pagas una entrada para ir al cine o ver una obra de teatro, considera que pagas un boleto para jugar a tu juego preferido. Tú pagas para jugar, no deberías esperar que el juego te pague a ti.

Paso 3: Establece un presupuesto

Una de las reglas más importantes a cumplir tiene que ver con el presupuesto del que dispones para tus apuestas. Es primordial que establezcas una cantidad máxima (diaria, semanal o mensual) que estás dispuesto a invertir en el juego o que puedes destinar para ello.

Nunca debes superar ese límite, más allá de que hayas perdido dinero y tengas intenciones de recuperarlo. Si has llegado al límite establecido, frena y espera hasta que comience el nuevo período. Debes ser muy estricto en este punto, ya que una debilidad puede desencadenar un grave problema realmente difícil de resolver.

Paso 4: Transfiere tu dinero para apuestas a otra cuenta

Algo que puede ayudarte a no sobrepasar el límite máximo que estableciste es tener el dinero para las apuestas en una cuenta especial. No utilices para jugar tu cuenta bancaria principal, ya que resulta mucho más fácil seguir apostando cuando hay más dinero disponible.

Si, por el contrario, utilizas una cuenta en donde solo dispones de un monto determinado (el que estableciste para el juego) los riesgos que corres son mucho menores. Sabemos que en este momento puede parecerte un dolor de cabeza tener que abrir una cuenta nueva para estos fines, pero te aseguramos que, con el tiempo, lo agradecerás.

Paso 5: Tómate muchos descansos

Los jugadores más experimentados son muy conscientes de la necesidad de tomar descansos durante el juego. Esto puede resultar muy difícil cuando recién te inicias, sobre todo si estás en una racha ganadora. No querrás parar justo en este momento de buena suerte.

Sin embargo, este suele ser uno de los mejores consejos para no echarlo todo a perder. Es más, si lees acerca de algunas estrategias para los juegos de azar, muchas recomiendan especialmente dejar de jugar en el momento mismo en que se ha ganado. No juegues durante horas. Perderás la noción del tiempo y del dinero.

Paso 6: Nunca trates de recuperar lo perdido

Uno de los errores más grandes y frecuentes en los casinos es el que protagonizan quienes van perdiendo. En la desesperación, se sienten compelidos a seguir jugando cada vez más con el afán de recuperar el dinero perdido. Pero esto puede sumergirlos en un torbellino de más y más pérdida, en una caída en picada imparable.

Si has tenido una mala racha, enfría la cabeza y aléjate. Toma un descanso, dedícate a otra cosa y vuelve tiempo después con más calma. Siempre habrá nuevas oportunidades para seguir jugando e intentar que la suerte esté de tu lado.

Paso 7: Nunca pidas prestado dinero para jugar

Antes te hablamos de la necesidad de establecer un presupuesto limitado para tus apuestas. Relacionado con ello, este nuevo consejo: nunca pidas prestado dinero para jugar. Puede generarte un doble dolor de cabeza. No solo te arriesgas a perder dinero, sino a generar deudas.

Y eso puede sumergirte en un círculo vicioso del que cada vez te costará más salir. Solo juega con tu dinero cuando lo tengas, y poniéndote límites. Si en algún momento no tienes los suficientes fondos para hacerlo, simplemente no juegues. Recuerda, no debe generarte una obligación sino un momento de sana diversión.

Paso 8:No tengas miedo de pedir ayuda

Por último, algo muy importante. Nunca tengas miedo o vergüenza de pedir ayuda cuando sientas que la necesitas. Apenas percibas que estás perdiendo el control, busca apoyo. Puedes hacerlo en tu familia o en tus amigos, quienes seguramente estarán dispuestos a hacer todo lo que puedan por ti. Es bueno que sepas que también existe un gran número de asociaciones de ayuda que se especializan en las adicciones al juego.

No debes encerrarte en el problema pensando en que nadie podrá comprenderte o que podrás solucionarlo solo. Pide ayuda. Siempre habrá alguien dispuesto a darte una mano.

¿Qué puedo hacer si me vuelvo adicto?

Si sientes que estás cayendo en la adicción al juego, también conocida como ludopatía, no desesperes. En lugar de eso, y de encerrarte, acude a cualquiera de las diversas asociaciones que, afortunadamente, hoy existen en México para asistirte. A continuación, enumeramos algunas:

1) Comisión Nacional contra las Adicciones

2) Centro Nacional para la Prevención y el Control de las Adicciones

3) Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz

4) Centro de Prevención y Atención de Adicciones. Facultad de Psicología de la UNAM.

Todos tienen página web, por los que puedes buscar información y contactarlos a través de ese medio. Es más, los casinos online tienen una sección de juego responsable y podrás pedirles que te bloqueen temporalmente o te pongan límites.

Asimismo, la Dirección General de Juegos y Sorteos de México pone a disposición un Centro de Orientación Telefónica (COT) que atiende de manera gratuita las 24 horas de los 365 días del año. Allí se atienden solicitudes relacionadas con el juego patológico y se brinda asistencia.

Puedes comunicarte llamando al teléfono 800 911 2000. Además de este número y las organizaciones antes mencionadas, existen muchas otras a nivel nacional. Puedes asesorarte buscando información en la web. Todas son sin fines de lucro y cuentan con profesionales especializados en esta patología y dispuestos a ayudarte en lo que necesites.

Resumen

Los juegos de azar pueden resultar muy buenos aliados cuando estamos en busca de diversión. Pero la prudencia y el autocontrol son muy importantes. Todos somos vulnerables a caer en la adicción al juego, un trastorno que cada vez aqueja a más personas en todo el mundo.

Afortunadamente, existen pautas de conducta que se pueden adoptar para que el riesgo sea más pequeño. Además, hoy es posible recurrir a numerosas instituciones y asociaciones especializadas que ayudan y tratan este tipo de adicciones. Recuerda prestar mucha atención a las señales de alerta y apuesta siempre por un juego responsable.